Documental reaviva acusaciones de abuso contra R. Kelly

R. Kelly, uno de los artistas más exitosos de todos los tiempos, ha estado acechado por años por señalamientos de abuso sexual de mujeres y chicas menores de edad, acusaciones que el músico y su abogado han rechazado.

Pero la solicitud de una fiscal de Illinois para que potenciales víctimas y testigos se pronuncien ha dado esperanza a algunos activistas de que el astro del R&B pueda enfrentar nuevos cargos penales.

"Por favor hablen. No hay nada que pueda hacerse para investigar estas alegaciones sin la cooperación de víctimas y testigos", dijo el martes la fiscal general del condado de Cook, Kim Foxx, en una conferencia de prensa en Chicago. "No podemos buscar justicia sin ustedes".

Aun así, algunos expertos legales y fiscales dicen que sería difícil presentar cargos. Las acusadoras y los testigos tendrían que hablar, y aun entonces los fiscales tendrían dificultades para lograr una condena.

En días recientes, Kelly ha enfrentado una mayor presión ante las protestas de activistas afuera de su estudio en Chicago que exigen que la policía investigue las acusaciones de abuso de menores.

Las sospechas más recientes llegan días después de que el canal Lifetime transmitió el documental "Surviving R. Kelly", que revivió viejas denuncias y sacó otras nuevas a relucir. La serie le sigue a una de la BBC, "R Kelly: Sex, Girls & Videotapes", transmitida el año pasado. En la misma se alegaba que el cantante retenía mujeres en contra de su voluntad y operaba una "secta de sexo".

Activistas de los movimientos #MeToo y #MuteRKelly han aprovechado la renovada atención para llamar a los servicios de streaming a que dejen de ofrecer la música de Kelly y a los promotores a que no lo contraten más para conciertos.

Pese a acusaciones que abarcan décadas, el famoso cantante, compositor y productor que surgió de la pobreza en el área South Side de Chicago ha mantenido una masa considerable de seguidores.

Kelly irrumpió en la escena del R&B en 1993 con su primer disco como solista, "12 Play", que incluyó temas populares sobre sexo como "Bump N' Grind" y "Your Body's Callin'". Meses después, a los 27 años, enfrentó alegatos de que se casó con Aaliyah, una vocalista de R&B con ventas multiplatino que entonces tenía solo 15 años y que murió en el 2001 en un accidente aéreo en las Bahamas.

Kelly fue el principal compositor y productor del disco debut de Aaliyah, "Age Ain't Nothing but a Number", de 1994. Kelly y Aaliyah nunca confirmaron el matrimonio, aunque la revista Vibe publicó una copia de la supuesta licencia matrimonial. Documentos de la corte obtenidos después por el Chicago Sun-Times mostraban que Aaliyah admitió haber mentido sobre su edad en la licencia. En mayo de 1997, la cantante presentó una demanda en el condado de Cook, Illinois, para eliminar todos los registros del matrimonio, según documentos de la corte.

Un juez después acordó sellar los registros matrimoniales. Kelly ganó tres premios Grammy ese año por "I Believe I Can Fly", una canción que sería interpretada en iglesias y ceremonias de graduación por todo Estados Unidos. No solo ha escrito numerosos éxitos para él mismo sino también para otros artistas, incluidos Celine Dion, Michael Jackson y Lady Gaga. Entre sus colaboradores han estado Jay-Z y Usher.

Pero las acusaciones de conducta sexual inapropiada siguieron a Kelly gran parte de su carrera.

En febrero del 2002, apareció un video de 27 minutos que mostraba a un hombre que supuestamente era Kelly teniendo relaciones sexuales con una menor. El cantante luego enfrentó cargos de pornografía infantil y su carrera pareció estar en peligro.

Casi un año después, Kelly fue arrestado en Florida luego que las autoridades encontraron imágenes digitales del cantante teniendo relaciones con una menor, pero esos cargos fueron retirados por una disputa sobre la orden de allanamiento.

Tanto Kelly como la chica negaron que fueran ellos los del video, pese a que la calidad del mismo era buena y que múltiples testigos en un juicio declararon que claramente eran ellos. El jurado de nueve hombres y tres mujeres deliberó por unas siete horas antes de absolver al cantante en el 2008 de cargos de grabarse a sí mismo teniendo relaciones sexuales con una chica que según los fiscales podía tener 13 años.

Tras su absolución, Kelly prometió que no dejaría la música explícita que ayudó a hacerlo famoso.

"Absolutamente no, y se lo digo a la gente todo el tiempo", dijo Kelly a The Associated Press en el 2012. "Que no les quepa duda al respecto, R. Kelly no se va para ninguna parte. Es solo que R. Kelly tiene un talento tan único, y he sido bendecido para ser capaz de hacer todo tipo de géneros musicales... Estoy explorando mi don en este momento".

Kelly, de 52 años, ha visto su éxito mermar, pero aun así logró llenar estadios alrededor del país hasta que la presión del movimiento #MeToo afectó su reputación y lastimó sus contrataciones.

Ha resuelto al menos tres demandas que lo acusan de tener relaciones sexuales con chicas menores de edad, presentadas entre 1997 y 2002. Una acusadora dijo que Kelly la obligó a tener un aborto.

Las acusadoras, todas mujeres negras, dijeron años después del juicio que Kelly las mantuvo encerradas y las usaba para acostarse con ellas cuando él quería. La serie de Lifetime entrevistó a mujeres que dijeron que fueron abusadas físicamente, tenían que pedir permiso para comer o usar el baño y eran grabadas en actos sexuales. Algunas mujeres dijeron que tuvieron que escapar o ser rescatadas.

Los críticos sugieren que el presunto abuso de Kelly continuó y que fue ampliamente ignorado porque las víctimas eran mujeres negras.

Kim Mehlman-Orozco, autora de "Hidden in Plain Sight: America's Slaves of the New Millennium" y una testigo experta en casos de tráfico sexual, dijo que le impactaron las similitudes de las acusaciones en el documental "Surviving R. Kelly" con historias contadas por traficantes de sexo condenados.

"Estos traficantes de sexo no permitían que las mujeres hablaran entre ellas y se comparaban a sí mismos con Dios", dijo Mehlman-Orozco.

El abogado de Kelly en Chicago, Steve Greenberg, dijo en una entrevista telefónica que las acusaciones en el documental de Lifetime son falsas.

Conseguir una condena bajo las leyes actuales de tráfico sexual será un reto porque la defensa de Kelly argumentará que las mujeres entraron a su casa por voluntad propia y que Kelly no se benefició de su explotación, dijo Mehlman-Orozco. Los fiscales podrían buscar una condena bajo cargos menores, como poner en peligro a un menor o lavado de dinero, que algunos presuntos traficantes de sexo han enfrentado.

"Pero los testigos tendrán que pronunciarse", dijo Mehlman-Orozco.

___

Russell Contreras está en Twitter como http://twitter.com/russcontreras .

Hoy en PANTALLA

00:00

Debate Abierto

01:00

Cierre de planta

04:00

Oración fuerte al Espíritu Santo

05:00

Series RPC

06:00

Animados

08:00

Series RPC

12:00

Tiempo Extra

13:00

Series RPC

16:00

Películas RPC

19:45

Partido LPF

22:00

Series RPC